Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

7 de abril de 2007

¿Son los Recursos Humanos el límite al crecimiento?

POR: ÁNGEL ALEDO, DIRECTOR DE RECURSOS HUMANOS DE ASCENSORES OTIS PARA EL SUR DE EUROPA, MEDIO ORIENTE Y SUDÁFRICA./Valencia

En un viaje reciente a Dubai, uno de los Emiratos Arabes Unidos, el director general me decía que el crecimiento de nuestro negocio, actualmente del 45% anual, tenía por límite sólo el número de inmigrantes indios que fuéramos capaces de reclutar en la India, puesto que negocio había para crecer casi indefinidamente. El modo de reclutamiento e integración de los inmigrantes en el Medio Oriente por parte de las empresas multinacionales dista mucho del modelo europeo. 

Allí se recluta casi exclusivamente en la India, ofreciendo a la mano de obra directa sueldos del doble de los que perciben en la India (incluso así sustancialmente inferiores a los salarios en España). El caso es que en la India se está produciendo un boom económico y las empresas locales ofrecen sueldos cada vez más altos a sus empleados, que, cada vez con más frecuencia, deciden permanecer en su país, generando así dificultades exponencialmente crecientes para reclutar mano de obra cualificada incluso con subidas salariales que multiplican la inflación hasta por diez. Mucho más cerca de nosotros, entre los países que se acaban de incorporar a la Unión Europea como Polonia o Rumanía se repite un fenómeno idéntico, vemos que el progreso económico y la propia integración en la UE hacen cada vez más difícil reclutar y atraer profesionales de estos países dado que las diferencias salariales se reducen día a día. Igual que nos ha pasado a nosotros, cuando hay trabajo y crecimiento económico, la movilidad se restringe cada vez más al ámbito local, de país, autonómico, provincial, fenómeno que convive curiosamente con una globalización galopante. Ya en España, todos estamos viendo las enormes dificultades que tienen las empresas de construcción de conseguir, no ya sólo operarios, sino incluso jefes de obra, o hemos escuchado de empresas de distribución que han reducido la ambición de sus planes por carecer no ya de personal cualificado, sino por carecer de personal; o de consultoras que no pueden crecer más por carecer de profesionales experimentados para atender a sus clientes; o los letreros ya casi olvidados, y nuevos para muchos, en los escaparates de las tiendas diciendo “Se necesita dependiente”.

 ¿Será que por primera vez en la historia económica reciente el crecimiento económico de las empresas no depende, como históricamente ha venido ocurriendo, de no tener la tecnología necesaria para fabricar bienes, ni de no tener un líder emprendedor y visionario a la cabeza de la misma, ni de no tener financiación suficiente para abordar el proyecto, ni de la de no haber mercado suficiente para todos los competidores… sino de no tener los recursos humanos necesarios para el éxito? En este entorno, cambia el papel de las direcciones de recursos humanos, ahora el nuevo reto ya no es la capacidad de seleccionar bien entre candidatos para un puesto sino la tarea, cada vez más difícil, de reclutar en todo el mundo candidatos interesados en nuestra empresa (posteriormente deberemos afrontar el reto de retenerlos con un interesante proyecto de empresa, una buena carrera profesional y un estilo directivo motivante). Y a las empresas sólo nos cabe dar la bienvenida y las gracias a los inmigrantes legales que nos permiten, junto a los españoles de nacimiento, seguir desarrollando con éxito nuestros planes de negocio y aumentar el bienestar social para todos.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada