Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

20 de junio de 2007

Capacitar al personal torna más competitiva a la empresa.

Además de la tecnología, muchas compañías apuestan al entrenamiento de empleados. Las oportunidades de aprendizaje no sólo buscan el desarrollo de la persona, sino también la retención del trabajador.

Hasta no hace mucho tiempo, en el mundo empresarial se sostenía que sólo con la incorporación de tecnología una compañía podía sacar ventajas competitivas respecto de otras. Frente a la nueva realidad de los negocios, que demanda una mayor calidad, y que se haga más con menos recursos, además de incorporar tecnología, es fundamental el conocimiento. Por eso, muchas empresas potencian el desarrollo de esos conocimientos y de las habilidades del personal aplicados a la realidad cotidiana.

Dos personas pueden ser graduados de la misma carrera, con buenos promedios y cumplir con el perfil de profesionales que la gerencia de Recursos Humanos necesita. “Pero el que tendrá ventaja será el que logre resultados cuantificables. Lo logrará aquel que practique un liderazgo genuino, que sepa descubrir los potenciales de sus colaboradores y que obtenga la cooperación de la gente en pos de la visión corporativa”, señala Daniela de León, Trainer del Instituto Dale Carnagie en la Argentina .

Para alcanzar esto no basta sólo con implementar una capacitación específica, sino contar con una metodología orientada a los resultados que el supervisor inmediato necesite lograr en la función que desempeña. Esta metodología de aprendizaje debe estar alineada con el plan de desarrollo de la persona dentro de la compañía, acota la especialista, en un artículo enviado a LA GACETA.

Posgrado en Recursos Humanos de Lincoln University, De León expresa que, durante períodos de recesión, muchas empresas operan sobre la base de presupuestos ajustados. En algunos casos, eso significa reducción de personal, recortes en presupuestos de capacitación y extensión de jornadas laborales. Frente a la nueva realidad económica argentina, los empleados desean desarrollarse profesionalmente, dice De León. Acota que, según una investigación reciente, “cuando existe un aumento de la competencia en el mercado, los empleados se vuelcan a hacer cursos vespertinos y capacitación online con el objetivo de mejorar su formación”.

Según la experta, las conclusiones de ese trabajo dejan una enseñanza a las empresas: si les dan a sus empleados oportunidades de capacitación y progreso, es muy factible que las probabilidades de retención (de personal) aumenten. “Tanto profesionales como empleados tienden a creer que sus oportunidades laborales mejorarán en los meses posteriores a esta capacitación”, acota.

Sin embargo, advierte que “aún cuando las condiciones económicas mejoren, las empresas deberán continuar volcando sus esfuerzos en lo que respecta al entrenamiento de sus recursos humanos”. Se debe hacer un seguimiento de los costos y analizar su incidencia en los balances; como así también un control de la incidencia positiva del desarrollo de carrera brindado a los empleados en la retención y productividad, sugiere De León.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada