Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

16 de julio de 2007

Los hombres sufren casos más graves de acoso laboral que las mujeres

¿Sabe qué es el acoso psicológico o «mobbing»? ¿Y el desgaste laboral o «bournout»? La investigadora Maria José Báguena lo define como «boicotear a una persona en su trabajo; por una parte no proporcionarle información suficiente para que desempeñe su trabajo, asignarle tareas insuficientes o incluso dejarle sin trabajo. Por otra parte, aislar al trabajador socialmente, decir mentiras, levantar rumores, acosarle o amenazarle».

Según los datos que ofrece un estudio presentado ayer en la Facultad de Psicología de Valencia por Rosa María Peris, directora General del Instituto de la Mujer, sobre el acoso psicológico y el acoso sexual en el trabajo, -a 1.714 valencianos mediante encuesta escrita- el 19% de los trabajadores de la Comunidad Valenciana afirma haber sufrido acoso laboral alguna vez en su vida.

El objetivo de esta investigación-financiada por el Instituto de la Mujer- fue conocer en qué medida el acoso laboral es un problema en los trabajadores de la Comunidad y sacar a la luz los «serios estragos que provoca en la vida de las víctimas», recalcó Rosa Maria Peris.

La directora del estudio asegura que los hombres sufren casos de acoso laboral «más graves» que las mujeres -un 37% en los hombres frente al 26%de las mujeres-. Esto es debido a que la mujer «duda menos en etiquetar la experiencia como un acoso», mientra que el hombre lo denuncia cuando el acoso está más consolidado.

En cuánto a los resultados que explican la diferencia entre las conductas de acoso, los hombres son con más frecuencia víctimas de medidas organizacionales; es decir, los ataques están dirigidos hacia las tareas profesionales. Sin embargo, las mujeres son más importunadas en sus relaciones sociales. «padecen agresiones verbales verbales, son aisladas también sufren más ataques verbales. De alguna manera, los ataques hacia las mujeres van dirigidos hacia su persona».

Miedo, tensión y pesadillas
Según precisó la directora de la investigación, Maria Báguena, las personas que han sufrido acoso psicológico en el trabajo sufren síntomas físicos como mareos, náuseas, dolores de cabeza, problemas de respiración; ansiedad fóbica-miedos persistentes a lugares, objetos, personas o situaciones-, ansiedad general que se muestra con los efectos de nerviosismo, pánico y tensión.

Se han registrado también síntomas obsesivos-compulsivos y de intrusión como pesadillas, visualizaciones, repeticiones mentales, malestares psicológicos derivados de la angustia. Todos estos efectos fueron hallados tanto en hombres como en mujeres, aunque «son mucho más graves en las mujeres que en los hombres y «sólo en mujeres se encuentra la depresión».

No sólo el acoso psicológico tiene como consecuencia los síntomas expuestos anteriormente. El acoso sexual y el desgate laboral o «bournout» también. El 8% de las mujeres son víctimas de esta práctica, una situación «desgarradora».

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada