Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

24 de agosto de 2007

Cómo conseguir trabajo y no morir en el intento

¿Cómo vender lo que uno sabe hacer? Acceder al empleador por las vías tradicionales o las nuevas; confeccionar un ordenado y sintético currículum; y prepararse antes de ir a la entrevista laboral; son algunas de las claves para tener éxito en la gestión.

Cómo emprender la búsqueda de trabajo?, ¿cómo postularse para un empleo que se está ofreciendo? y ¿cómo hacerlo cuando la empresa no está promocionando una vacante? ¿Cómo redactar un Currículum Vitae? y ¿cómo presentarse en una entrevista laboral? En resumen, ¿cómo vender lo que uno sabe hacer?, ¿cómo venderse?
Las respuestas a estos interrogantes no suelen encontrarse en escuelas, institutos terciarios y universidades; y esto, a pesar de que saberlas y ponerlas en práctica puede mejorar la realidad laboral de uno mismo.
“En general, las dificultades para conseguir trabajo tienen que ver con que la búsqueda se encara erróneamente”, aseguró Gastón Abalos, uno de los directores del Grupo Forum, el instituto de capacitación que en el Seminario de Currículum Vitae y Marketing Personal, resumió las respuestas brindadas por jefes de personal y gerentes de Recursos Humanos de empresas entrerrianas, ante la pregunta “¿cómo eligen personal?”.

VÍAS DE LLEGADA. En primer lugar, el licenciado en Marketing habló de las vías para llegar al potencial empleador, ya que es un error basar la búsqueda exclusivamente en lo que sale en los avisos clasificados.
“Hoy en día, la mayoría de las empresas tiene sus páginas Web y uno puede cargar sus datos y enviarlos por correo electrónico. A veces es un error inundar a una empresa de papeles, cuando lo que en realidad ésta quiere es obtener datos rápidos para la selección de personal”, indicó; y destacó el papel de las consultoras, como otra vía para conseguir empleo.
En términos específicos, el concepto mercado abierto se utiliza para definir la búsqueda de trabajo a partir de que un puesto es ofrecido (por ejemplo, cuando sale un aviso clasificado). “La ventaja es que el empleo ya existe y la desventaja es que se van a presentar miles de personas”. Mercado cerrado se le dice a la postulación espontánea, es decir a la que se hace a pesar de que el empleador asegure no tener vacantes. Para esta postulación, “hay que hacer una previa tarea de investigación: averiguar quién es el jefe de Recursos Humanos y enviarle los datos a él; marcar claramente en el currículum a qué área uno se está postulando y ser lo más explícito posible, porque es así como uno puede generar interés”, señaló Abalos.

CURRÍCULUM VITAE. Cualquiera sea la vía de acceso elegida, lo que el interesado debe hacer es “armar una estrategia que impacte, para lograr que a uno quieran convocarlo”.
El licenciado habló de dos momentos en la búsqueda de trabajo: la confección del currículum y el desempeño en la entrevista.
“El currículum tiene el objetivo de conseguir la entrevista laboral, nada más. Es la entrevista la que consigue el trabajo, y es allí donde se tiene que defender lo escrito en el currículum”, indicó. Y agregó que “un grave error es que otra persona arme el currículum por uno mismo; y otro error, muy común, es enviarlo fotocopiado, ya que uno le está diciendo al potencial empleador que está buscando trabajo hace rato y que acepta lo que sea”.
En cuanto a la elaboración del currículum -que no debe tener más de tres hojas, impresas en papel blanco o de color claro y con tinta oscura, y puede incluir una foto-, Abalos la dividió en dos: la carta de presentación y la carta de antecedentes.
“La primera es para decir ‘soy esta persona, sé hacer esto y su empresa me necesita’. Es donde hay que generar interés”, dijo; y especificó que “la carta de presentación tiene cuatro partes: el encabezado, donde hay que poner nombre y apellido de la persona a la que va dirigida; en la introducción se debe citar dónde se vio el aviso y el puesto en el que uno quiere trabajar; en el cuerpo de la carta hay que hablar de las habilidades sociales que uno tiene, los conocimientos y las fortalezas; y en el cierre de la carta uno tiene que dejar la puerta abierta para la entrevista: ‘adjunto a esta carta el currículum con mis datos personales; si usted quiere más información, en una eventual entrevista se la podré brindar’”.

DATOS ORDENADOS. En la carta de antecedentes se deben escribir los datos personales, la educación formal (primaria, secundaria, nivel terciario o universitario) y la experiencia laboral. Tanto este punto, como el de datos extracurriculares -cursos, seminarios, postgrados- deben ir escritos en orden cronológico descendente: “Desde el último lugar donde se trabajó hasta el primero; desde la última capacitación hasta la primera, pero en esto es recomendable colocar solamente los cursos que estén más relacionados con el puesto. La idea de escribir en forma descendente tiene que ver con brindar toda la información que el empleador está buscando, tal como la está buscando, para ganar probabilidades de ser elegido”, explicó Gastón Abalos.
En cuanto a los datos personales, el licenciado recomendó no omitir la edad. Y si alguien incluye en su currículum que sabe idiomas, debe aclarar el nivel de conocimiento. “Si uno dice que tiene buen dominio del inglés, por ejemplo, es probable que la entrevista que comenzó en castellano siga en inglés”, graficó.

ENTREVISTA. Según lo que indicó Abalos, es en la entrevista donde se consigue el empleo. Y para manejarse bien en ella, el licenciado brindó cinco pautas:
• Crear afinidad: “es decir establecer el vínculo con la persona que va a hacer la entrevista. Es fundamental para esto presentarse con nombre y apellido al ingresar, mirar a los ojos y romper el hielo con algún comentario, por ejemplo preguntar en qué consiste el trabajo, ya que eso demuestra interés”.
• Trabajar sobre la empatía: “es decir ponerse en el lugar del otro y comprender qué es lo que está pidiendo. No contarle que uno hizo un curso de cerámica o de guitarra porque no es esa la clase de capacitación que está pidiendo”.
• Saber comunicar: “es fundamental tener una buena oratoria; saber transmitir lo que dice el currículum”.
• Saber persuadir: “es decir tener la convicción de que uno es la persona que tiene que incorporarse a esa empresa. Para esto es importante, antes de la entrevista, reflexionar sobre las fortalezas y debilidades propias; preparar la entrevista.
• Demostrar motivación: “es decir, demostrar que uno es una persona que puede trabajar en esa empresa o en otra empresa y que puede trabajar en equipo, individualmente o en cualquier ambiente de trabajo”.

Errores comunes en una entrevista de trabajo
1) Hablar sin tener suficiente conocimiento del tema.
2) No haber preparado la presentación adecuadamente y con un orden lógico.
3) Descuidar la presencia personal o lucir accesorios demasiado vistosos.
4) Hacer movimientos rítmicos bruscos o gesticular exageradamente.
5) Hacer chistes, masticar chicle, querer agradar excesivamente.
6) Hablar demasiado rápido o demasiado lento.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada