Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

14 de agosto de 2007

Cómo mantener motivado al personal con bajo costo.

La directora de Dale Carnegie, Daniela de León, presenta algunas útiles claves para que dueños de pequeños negocios puedan retener a sus empleados.

El dinero siempre ha sido un buen motivador en el ambiente de trabajo. Pero como dueño de un pequeño negocio, usted no puede colmar a su personal de efectivo y bonos, porque no lo puede costear. No se preocupe. Hay muchas maneras de bajo costo para motivar a su personal, dicen los expertos. Las pequeñas empresas rara vez podrán ofrecer los beneficios y compensaciones que brindan las grandes empresas. Sin embargo, pueden distinguirse al brindar trabajo significante y con desafíos.

Los empleados son más productivos cuando están felices en sus trabajos y sienten que están marcando la diferencia. Los empleadores no se molestan lo suficiente como para preguntarle a sus empleados qué esperan de sus trabajos, y se sorprenden cuando los empleados se van o pierden la motivación.


Por lo menos existen estas dos preguntas claves que podría hacerle a sus empleados, “¿Cómo estas?” y “¿Cómo vamos como empresa?” Estas preguntas deben hacerse a los nuevos empleados a los 14 días de haber ingresado, también a los 90 días, cada 6 meses y anualmente; todas conexiones críticas en la relación empleado-empresa. Además, pregunte si los empleados necesitan algo que los ayude a mejorar su desempeño, y si existe algún obstáculo que les dificulte la realización de su labor. 

Todas éstas son preguntas simples – pero algunos gerentes generalmente no piensan en preguntar. Están tan ocupados con las operaciones cotidianas que es fácil olvidarse de mantener el contacto activo con las personas que los rodean – y la retención de empleados puede tener un enorme impacto sobre lo esencial. 

Por Daniela de León, directora de la consultora en liderazgo y oratoria Dale Carnegie

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada