Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

26 de agosto de 2007

Gerentes generales, entre los negocios y sus empleados


En la actualidad, la función de quienes ocupan esa posición no sólo es trabajar sobre el plan estratégico de la empresa y responder a los accionistas, sino que cada vez dedican más tiempo a flexibilizar las relaciones laborales y a desarrollar las capacidades de su entorno.

Los gerentes generales se enfrentan a un doble desafío: no sólo tienen que trabajar sobre la estrategia y el plan de negocios de la empresa y responder a los accionistas de la compañía sino que desde hace unos años cada vez es más importante que se involucren con sus empleados y flexibilicen su relación con ellos.

Al respecto, Luis Galli, gerente general de Ertach, empresas que brinda soluciones de Internet inalámbrica, señala: “En mi caso siempre tato de dedicarle entre un 30 y un 40 por ciento del día a la táctica y la estrategia y el resto involucrarme en los temas operativos, pero a nivel de supervisión”.

Como tercera función fundamental de cualquier gerente general, Galli no olvida agregar cuan importante es atender las necesidades e inquietudes de los accionistas.

“Lo que busca el accionista es que a través de la evolución del negocio se le muestre la creación de valor con el crecimiento de las ventas, la mejora los resultados y de la productividad, y fundamentalmente del market share”, postula.

En tanto, Pablo Molouny, egerente general de Bumeran.com, manifiesta que “el gerente general no es la persona que sabe todo sino un profesional que posee un conocimiento y una visión amplia del negocio y que tiene que entender el objetivo de los accionistas”.

Así, para Molouny, el profesional que ocupa este puesto tiene que poder transmitir la visión y el espíritu de la compañía a las personas que colaboran y trabajan en ella, para que éstas puedan llevar a la práctica los objetivos que la organización tenga a nivel global.

Quien sin dudas ilustra este rol es Alan Gegenschatz, gerente general de TNT Argentina. A diario, este ejecutivo no sólo lidera el management team, es decir, del equipo directivo, sino que también se ocupa del bienestar y necesidades de sus empleados.

“Al gerente general también le compete todo lo referido a la cultura de la organización. En mi caso presento cada tres meses los resultados de la compañía a todos los empleados, salgo de vez en cuando a repartir envíos con mis couriers, ya que creo que es importante involucrarse en el negocio y sentirse uno más. No por ser el gerente general uno no baja a la tierra. Saludo a los empleados todos los días y les pregunto como están, y esto no implica meterse en las tareas de los demás sino compartir y estar cerca de lo que pasa en la compañía”, cuenta en diálogo con infobaeprofesional.com.

Por su parte, como gerente general del portal de empleos, Molouny desayuna una vez al mes con los empleados para fomentar la comunicación y flexibilizar los vínculos, una tendencia que se está imponiendo cada vez con más fuerza en las empresas.

Claro que un buen gerente tampoco debe descuidar el empowermet con todo el executive team, para poder consensuar los objetivos y mostrar luego los resultados.

“El gerente general no tiene que estar encima de todos los temas, sino inmiscuirse cuando alguno en particular requiere atención”, resalta Gegenschatz.

Para ilustrar su opinión, el ejecutivo de TNT postula: “ Los gerentes generales tenemos una especie de tablero de comando que nos permite ver con una especie de luces rojas, verdes o amarillas cómo van las cosas. Cuando esta rojo nos metemos un poco más y cuando está verde dejamos que las cosas sigan su rumbo porque es importante delegar en la gente para que ésta pueda trabajar y se sienta parte responsable de las distintas actividades que comprenden sus objetivos o plan de negocios”.

Así, si bien el gerente general no está en el día a día, no por eso deja de saber que fue lo que pasó. “De hecho, yo tengo todas las semanas un reporte en el que veo como le va a la compañía”, agrega Gegenschatz.

Empleados
“Se cumplen distintos roles. Uno es articular la relación con el directorio, grupo de accionistas y a su vez también debe poder ocupar el rol de par con el resto de los gerentes”, afirma el representante de Bumeran.com, y agrega: “Soy un par de mis gerentes, cada uno es responsables de las decisiones de su área pero todos colaboramos para lograr los objetivos de la compañía”.

A su vez y no menos importante, el gerente general de la filial argentina de TNT, postula que dentro del rol de que le compete a su posición es armar el planeamiento estratégico de la compañía, el que “no sólo se arma de arriba para abajo sino que también de abajo para arriba”.

En este sentido, Gegenschatz cree que “aunque el gerente tiene la visión estratégica de hacia donde quiere llevar a la compañía en los próximos años, es la gente de campo de la empresa la que puede mejor que nadie indagar cuales son las necesidades del mercado para poder satisfacerlas”.

Mandos medios
Para el gerente de Bumeran.com otra de las mayores preocupaciones es conseguir la articulación de las áreas, su coordinación, el alcance de los objetivos y armar con Recursos Humanos una comunicación eficiente.

“El gerente general tiene la particularidad de tener la visión completa de los objetivos de la compañía y debe poder estar en contacto con la línea para seguir en forma directa que es lo que están buscando los clientes”, comenta Molouny a infobaeprofesional.com

En opinión de Galli, “el gerente general siempre delega al resto de los gerentes pero siempre supervisando. La delegación existe cada vez más, ya que a medida que van creciendo las compañías aumenta el nivel de responsabilidad de los mandos medios. De hecho, hoy gran parte del éxito de una empresa depende del trabajo de los mandos medios”.

Así, si bien los ejecutivos consultados coincidieron en que los gerentes generales delegan muchos de los objetivos y tareas a los mandos medios, a su vez es fundamental acompañarlos en su desarrollo “para que no tropiecen”.

Desarrollar capacidades
Todos los gerentes consultados concordaron también en que es importante dedicarle tiempo a fomentar el desarrollo y formación de la gente que trabaja en la compañía

“En las empresas de tecnología y servicios que han tenido un crecimiento importante y en las que se trabaja con una presión importante, es clave para poder enfrentar los nuevos desafíos el trabajo en equipo, el cual tiene que estar integrado por profesionales capacitados”, apunta Galli.

En base a la experiencia que le confieren los ochos años al frente de TNT, Gegenschatz asegura que el gerente tiene la función de identificar a los talentos que hay en la organización y asegurarse de que la empresa tenga planes para que todas las personas que son consideras clave puedan desarrollar su carrera dentro de la empresa. Aunque no es tarea del gerente realizar la capacitación directamente, sí es necesario que monitoree que se lleve a cabo de manera correcta.

Molouny sostiene que el equipo de trabajo del gerente general es sumamente importante, y que sus integrantes tienen que ser capaces, eficientes, responsables, y estar comprometidos, y que “si es una multiplicidad de perfiles es mucho mejor”.

Todos los consultados resaltan lo importante que es que el gerente general consiga ser un referente, es decir, una persona que pueda ayudar a mejorar la organización, a nivel de los pares y del resto de los empleados, y que éstos lo vean como una persona responsable y que está haciendo bien su trabajo y transparente.

Según sus opiniones, este “liderazgo transparente” se logra cuando ese ejecutivo representa los valores de la compañía, lo que sin dudas lo convertirá en un referente.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada