Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

14 de agosto de 2007

¿Por qué los guapos ganan más que los feos?


La vida es dura, el mercado es cruel, la realidad supera a la ficción. Frases célebres para aceptar el lado más difícil del día a día. Para colmo, aparentemente la gente "linda" no solo alegra la vista, sino que esa condición también los ayuda a ser más ricos, más exitosos y más dúctiles para congeniar con ellos.

¿La razón? Los "apuestos" son vistos como más provechosos y cooperativos. Ese es al menos una de las conclusiones de un estudio divulgado en el Journal of Economic Psychology (Diario de la Psicología Económica) y publicado por la revista digital Invertol.

En el estudio, investigadores de la Universidad de California estudiaron a tres grupos de personas según opiniones generales sobre su atracción física. Su comportamiento fue observado y sus diversas rentas fueron tomadas en la consideración.

La "gente atractiva gana más dinero que la gente atractiva media, que a su vez gana más dinero que la gente poco atractiva", fue una de las dramáticas conclusiones: los más atractivos ganan 12% más que los menos atractivos, fue la conclusión.

Los científicos dijeron que su estudio es aplicable a diversas sociedades y tipos de trabajo. Asimismo, concluyeron que la gente atractiva gana más dinero porque "les fue más fácil generar cooperación entre sus compañeros de trabajo". Y como contrapartida, se descartó otra variable: que el más exitoso sea más egoísta.

Según la publicación, se encontró que en promedio la gente atractiva es menos egoísta que la gente menos atractiva. ¿Por qué? Según el equipo investigador eso ocurre porque la gente en general cree que los "agraciados" son más provechosos que los menos agraciados.
Por otra parte, concluyeron que la gente atractiva está constantemente siendo juzgada y tratada más positivamente: el estudio demuestra que un "39% de hombres y mujeres atractivos son juzgados como personas serviciales, comparado al 16% de gente atractiva media, y solamente el 6% de gente poco atractiva.

La gente apuesta tiende a estar en equipos más exitosos porque los demás miembros del equipo son más cooperativos en presencia de la gente apuesta.

Pero no todo es tan oscuro ni tan negativo. Cuando aquellos realmente atractivos no están "ejerciendo su peso", el tema de la apariencia les juega en contra y el menos atractivo sale invariablemente como el ganador.

"Los apuestos tienen lo que los científicos sociales llaman el efecto del halo. Porque alguien es atractivo, le asignamos muchas otras cualidades positivas que no tienen nada que ver con su aparaciencia", concluyeron los investigadores. 
(Fuente: emol.com)

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada