Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

16 de septiembre de 2007

La reincorporación al trabajo tras las vacaciones puede provocar dolores de cabeza y falta de apetito, según expertos


Recomiendan vacaciones cortas e incorporación progresiva al ritmo laboral para evitar el síndrome postvacacional

Los expertos aseguran que el denominado síndrome postvacacional "no existe" como enfermedad, sino que se trata de un síntoma provocado por la reincorporación brusca al ritmo laboral después de las vacaciones, aunque sí reconocen que puede provocar problemas cognitivos y orgánicos como dolores de cabeza y falta de apetito.

En declaraciones a Europa Press, el psicólogo y portavoz del Instituto de Psicología de A Coruña, Aquilino Louza, afirmó que esta "patología" puede acarrear un conjunto de dificultades cognitivas y físicas. Así, las primeras, se pueden generar a causa de los pensamientos "negativos" que tiene el trabajador al enfrentarse de nuevo al ritmo laboral.

Los problemas físicos se producen porque el cuerpo cambia bruscamente de actividad y por lo tanto "le cuesta" adaptarse a los nuevos horarios. Esto explica porqué las personas que sufren este síndrome presentan somnolencia durante todo el día y en la noche les es difícil conciliar el sueño; además de malestar y dolores de cabeza; y alteraciones orgánicas, como puede ser la falta de apetito.

En relación con estos aspectos, el médico especialista en Medicina de Familia y secretario de la Asociación Gallega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec), Vital Diéguez Pereira, subrayó que "no se debe confundir nunca con una enfermedad" ni relacionarlo con la depresión.

Además, recalcó que los síntomas suelen durar como "máximo dos semanas" y que en su tratamiento no es recomendable recetar medicamentos, puesto que se trata de una "reacción normal" del cuerpo a un cambio brusco de actividad y horarios.



VACACIONES MAS CORTAS Y REINCORPORACION PROGRESIVA.


Tanto Aquilino Louza como Vital Diéguez coinciden en que siempre es mejor prevenir y, en el caso del 'síndrome postvacacional', es mucho más efectivo una "reincorporación progresiva" a la rutina laboral. Esto se debe a que el ser humano "necesita de un periodo de adaptación", tanto cuando se suspende una actividad, como cuando se comienza de nuevo. Por este motivo, subrayaron que "no hay que dejar nunca el regreso para el último día".

Ambos profesionales recomiendan realizar dos ciclos vacacionales en vez de uno, ya que un periodo de descanso de un mes puede llegar a ser "el motivo principal" de que se produzca este síndrome.

Vital Diéguez especificó que, en el caso de un trabajo con una carga física elevada, es recomendable que la persona realice ejercicio y actividades constantes los días previos a la reincorporación. En cuanto a trabajos con un carga intelectual, aconsejó iniciar la lectura de un libro.

Por último, Louza concluyó que "se debe llegar a casa con calma y tranquilidad" e hizo una comparación con los futbolistas, quienes después de las vacaciones realizan una pretemporada para "ponerse en forma poco a poco". Por lo tanto, para los trabajadores aconsejó que en los últimos días de vacaciones retomen el horario y algunas prácticas que sirvan para "amoldar de nuevo" el organismo al ritmo laboral.


Buscar Por tema

Búsqueda avanzada