Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

24 de septiembre de 2007

Las empresas deben adaptarse a las exigencias de los jóvenes si quieren sobrevivir


Ya no es tan importante para el trabajador la estabilidad laboral o la didáctica de trabajar con profesionales experimentados. Ahora, el capital humano y sus intangibles —habilidad, conocimientos...— se convierten en el principal activo de cualquier empresa.

Laura de Cubas (Infoempleo)

Cada vez resulta más difícil para las empresas encontrar a los mejores candidatos. Las causas son no sólo el incremento de la oferta y el descenso demográfico, sino que ahora se añade la complejidad de una nueva generación de trabajadores cuyas prioridades laborales apenas tienen que ver con las de sus antecesores.

Esta es la principal conclusión que se desprende del estudio 'La actitud de los jóvenes españoles hacia la empresa y el trabajo' elaborado por PeopleMatters. El informe, pone de manifiesto que el mundo de la empresa debe adaptarse a las nuevas inquietudes, motivaciones y exigencias de los jóvenes si quiere sobrevivir con éxito a la lucha por el mejor talento. Un entorno en el que ya no es tan importante la estabilidad laboral o la didáctica de trabajar con profesionales experimentados, y donde el capital humano y sus intangibles —habilidad, conocimientos...— se convierten en el principal activo de cualquier empresa.
Y no sólo eso, las compañías, además de cambiar de forma radical su manera de presentarse al candidato, tendrán que desarrollar todo un programa de retención de talento que impida a sus empleados ser seducidos por otras empresas a lo largo de su vida laboral. Porque el nuevo trabajador ya no se siente tan ligado a la compañía como antes y está abierto a todo aquel que es capaz de seducirle más: mejor salario, mejor jornada laboral y, sobre todo, mayor facilidad para conciliar la vida profesional y la laboral.

De sueños y realidades
El estudio de PeopleMatters, elaborado a partir de las respuestas de más de 1.800 jóvenes de entre 18 y 30 años, pone de manifiesto la clara división entre aquellas empresas en las que los jóvenes sueñan con trabajar —las más notorias— y las que satisfarían de forma efectiva sus necesidades.Un ránking en el que cabe destacar la presencia de compañías que no aparecen cuando se les consulta sobre cuáles creen que les proporcionarían mejores expectativas profesionales —como Coca-Cola o Sony.

Así se deduce que las compañías mejor valoradas por los jóvenes son Telefónica, El Corte Inglés, Grupo Santander, BBVA y la Administración Pública a la cabeza. Les siguen de cerca la Caixa, Iberia, Endesa, Iberdrola, Microsoft e Inditex .


Un sector para cada perfil

Por sectores de actividad, no cabe duda que los preferidos son los correspondientes a la Función Pública —primera opción para más de la cuarta parte de los consultados—, los servicios —uno de cada dos— y el turismo. Les siguen los relativos a las telecomunicaciones, la banca y los seguros, los medios de comunicación, la alta tecnología, la construcción, la automoción y el ámbito farmacéutico.

La preferencias, género y formación académica del candidato marcan tendencia a la hora de decantarse por un sector u otro. De esta manera, y según el estudio podemos observar que las mujeres se encuentran más a gusto en compañías especializadas en servicios, turismo y farmacia, mientras que los hombres prefieren optar mejor por el campo de las telecomunicaciones y la construcción.

Un claro mapa sobre preferencias y motivaciones que empresas y empleados deberán tener siempre presente ya que pese a que de momento la mayoría opine que la mejor forma de progresar es mejorando en la misma empresa, cada vez son más —sobre todos los de 25 a 30 años— los que piensan que la prosperidad llega con el cambio de compañía. Es más, el 47% de los consultados se considera en una buena posición para negociar contratos y salidas de empresa. Todo un reto para las compañías cada vez más escasas de talento.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada