Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

26 de enero de 2008

Gestionar el talento para aumentar la productividad


España está por debajo de la media europea en cuanto a gestión del conocimiento. Recientemente, la Comisión Europea ha aprobado destinar 8.060 millones para dar un empujón a España en cuanto a formación y política de empleo. La correcta gestión del talento debe ser uno de los objetivos prioritarios para cualquier empresa que quiera aumentar su competitividad.

España ha suspendido en economía del conocimiento. Mientras Bruselas ha aprobado dedicar a nuestro país 8.060 millones para formación y política de empleo, éste se encuentra por debajo de la media en este terreno frente al resto de los países europeos.

Esta inversión se realizará durante el periodo 2007-2013 a través de 22 programas que serán cofinanciados por el fondo social europeo (FSE). Con ellos, se estima que cuatro millones de trabajadores realizarán formación continua, que más de dos millones encontrarán un trabajo tras seguir esta formación financiada por la Unión Europea y que se crearán 250.000 nuevas empresas.

Este paso dado por la Comisión Europea servirá para dar un empujón a España en cuanto a la gestión del conocimiento. De hecho, según un estudio elaborado conjuntamente por el Consejo de Lisboa y Accenture, el empleo de calidad peligra en nuestro país. El informe destaca que España insiste en exportar talento fuera de nuestras fronteras, cuando ese valor es el mejor para fomentar la productividad de las empresas españolas y crear empleo competitivo. Exporta, pero ni retiene a estas promesas ni es capaz de importar profesionales competitivos de otros mercados. La razón, otra de las asignaturas pendientes de nuestro país: el salario y las condiciones de trabajo.

Fundamental en todos los sectores

La economía del conocimiento ha roto con la división entre el sector manufacturero y el de los servicios. La mano de obra cualificada se ha convertido en un aspecto esencial tanto para las empresas que fabrican, como para las que venden o prestan un servicio. Según Accenture, aún así, en la última década, la actividad basada en el conocimiento ha representado apenas un 7% de la ocupación en el sector manufacturero, frente al 35% que ha supuesto en el sector servicios. La hostelería es uno de los sectores que más mano de obra cualificada requiere y, por tanto, se ha convertido en un terreno con muchas posibilidades para los jóvenes talentos.

El estudio señala, además, quince sectores que en los próximos cinco años serán los que tirarán del empleo en el nuevo escenario internacional: industria audiovisual, aviación, banca, seguros, defensa, economía, ecología, servicios de atención médica, tecnologías de la información, productos farmacéuticos, seguridad, servicios sociales y comunidad, sector espacial, telecomunicaciones, transporte y turismo. Si nos fijamos en España, los que impulsarán más el crecimiento de empleo serán el ocio y el entretenimiento, la salud, la belleza y el sector industrial.

Medidas a adoptar por las empresas

El informe llega a una conclusión: es urgente promover la formación a lo largo de la vida como vía para desarrollar la economía del conocimiento.

Entre las medidas que Accenture propone para promover la economía del conocimiento de cara a las empresas y sus empleados se encuentran: el suministro eficiente de las competencias adecuadas para cada puesto de trabajo, dar mayor visibilidad a la inversión en capital humano, utilizar una base de conocimientos más amplia, favorecer el lanzamiento de conceptos innovadores, buscar el compromiso de los empleados en el aprendizaje de nuevas habilidades y buscar de manera activa acciones formativas.

Entre todas estas medidas, el aprendizaje de habilidades adquiere gran importancia ya que todas las empresas, antes o después, deberán meterse de lleno en las nuevas tecnologías para que sus negocios no se queden atrás.

La importancia del conocimiento en las franquicias

Las cadenas de franquicias deben ponerse al día en relación a la gestión del talento para fomentar el empleo competitivo y aumentar su productividad. A la hora de contactar con el cliente importa todo: desde la persona que se encarga de atender las llamadas telefónicas hasta la persona que gestiona directamente la venta.

Además, ante la competitividad del mercado, es imprescindible que toda central de franquicias disponga de un departamento con personal plenamente cualificado dedicado a la Innovación y al Desarrollo. Este departamento es vital para toda empresa puntera que quiera estar en primera línea.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada