Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

14 de febrero de 2008

Recomiendan cómo tener vacaciones ideales


Las vacaciones o tiempo de ocio debemos considerarlas como una inversión positiva que hacemos en nosotros mismos, y no como un gasto o costo, pues a la larga no hacerlo implicaría un real perjuicio para nuestra salud física y mental.

Las vacaciones sirven para buscar verdaderamente un tiempo de reposo que nos ayude a reponernos física y emocionalmente de la intensa actividad laboral del año. Así lo sostiene Cyntia Segovia, psicóloga organizacional y académica la Universidad Andrés Bello Agrega que cuando nos descuidamos de nosotros, no olvidemos que el estrés puede invadirnos con facilidad, ocasionándonos consecuencias físicas y psicológicas como estados de fatiga, frecuentes dolores de cabeza, irritabilidad, y cansancio, entre otros.

El estrés ataca el sistema inmunológico, por lo tanto cuando lo padecemos quedamos expuestos a innumerables enfermedades.

¿Qué tipo de vacaciones son mejores, las de quienes gustan solo descansar y dormir; o las de aquellos que buscan “matarse” haciendo cosas (no se bajan de la bicicleta, la moto de agua, etc.)?

“Las vacaciones verdaderas implican que podamos reemplazar las actividades laborales que realizamos diariamente, por acciones que nos produzcan agrado, satisfacción y que disfrutemos realmente, responde la experta en psicología organizacional. Este cambio claramente nos llena de energía, vitalizándonos para el siguiente año laboral. De este modo, entonces cada persona tendrá sus preferencias personales que serán indiscutibles, dado de que cada uno sabe qué le agrada hacer en su tiempo libre; algunos querrán ir a la playa, otros leer, ir al campo, etc”.

Añade que, si bien cada uno elegirá aquellas actividades que más disfrute, se recomienda que en este período las personas se alimenten equilibradamente, duerman lo suficiente y realicen alguna actividad física, ya que estas son las mejores formas de reponerse. Además, es importante contactarse con la naturaleza, pues es una maravillosa fuente de energía para nuestro organismo, que nos renueva física y espiritualmente.

¿Respecto de su duración ¿Qué es lo recomendable en materia del período de vacaciones?

Cyntia Segovia explica que el código del trabajo determina que los trabajadores con más de un año de servicio tendrán derecho a un feriado anual de quince días hábiles. Esto significa que son tres semanas de feriado. Este es el período justamente más recomendable para descansar, sí es necesario destacar que hay que tomar los días de manera continua pues con menos tiempo no logramos “desconectarnos”. Muchas veces las personas acumulan períodos de vacaciones y no las utilizan en 2 años o más, o a veces las toman por días durante el año, lo cual es negativo en ambas circunstancias, pues el cuerpo no se repone adecuadamente.

“Los primeros aproximadamente 7 días de estas tres semanas, generalmente las personas dejan de lado sus preocupaciones y asumen que están de vacaciones, eso sí, deben desconectarse de las obligaciones laborales, no hay que llamar a la oficina “por si acaso”, o conectarse al correo para ver cómo van las cosas, explica la académica de la carrera de Psicología de la U. Andrés Bello. En la segunda semana ya deberíamos sentirnos bien, disfrutando de las actividades nuevas, y vivenciar sin “culpas” el tiempo de ocio. Ya en la tercera semana nos preparamos para “el regreso”, tiempo en que paulatinamente debemos preparar el ánimo para retornar a la vida laboral”.

¿Una semana de vacaciones ¿sirve realmente para descansar y reponer energías para el año?

“No se alcanza, dado el proceso psicológico que requerimos de aproximadamente 3 semanas.”

¿Al contrario, un mes ¿es adecuado o es una cierta exageración?

“Es un período que claramente nos brinda mayores posibilidades de desconectarnos, puntualiza la docente. Sin embargo, no olvidemos que en este período probablemente nuestro trabajo en la oficina se habrá acumulado en forma considerable, lo que pudiera conllevar que a la vuelta el estrés inicial pudiera ser tan grande que el efecto positivo de las vacaciones se esfume rápidamente.”

¿Es bueno guardarse una o dos semanas para ocuparlas en otra fecha?

“Es usual que por común acuerdo entre jefe y empleador, o por necesidades de las empresas, las vacaciones se fraccionen sin embargo en este período de 1 o 2 semanas no se alcanza a descansar, enfatiza la especialista en psicología organizacional.
Si lo pensamos del punto de vista de la productividad del trabajo, los empresarios debieran estar conscientes que cuando se fraccionan las vacaciones, a la larga los costos son mayores que los beneficios a corto plazo, es decir los gastos que se sobrevienen son considerables en el ámbito de las licencias médicas por estrés, enfermedades psicosomáticas, o procesos desmotivación o insatisfacción laboral.
Existe una relación directa entre la satisfacción de la necesidad de descanso de un trabajador y el nivel de rendimiento en sus tareas. Lo que significa que al regreso de las vacaciones los trabajadores tendrán mayor disposición, energía y concentración.”

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada