Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

29 de marzo de 2009

Los 10 mandamientos para sobrevivir en el trabajo cuando el clima es hostil


Una buena relación entre los compañeros contribuye a conservar la paz interior en la oficina. Sugerencias para superar dificultades.


Las malas relaciones entre los compañeros de trabajo son como los dolores: si no las ataca de entrada se tornan difíciles de mejorar, plantea Ana María Gueli Enriquez, especialista en Inserción Laboral y Desarrollo de Carrera.

Para el crecimiento laboral de cualquier trabajador no hay nada mejor que una buena relación con los compañeros de tareas.

Sin embargo, en cualquier empresa se puede encontrar gente hostil, poco amigable, negativa o malhumorada, indica la experta. Por eso es necesario aprender a manejar esas emociones negativas lo antes posible, acota Gueli Enriquez, quien brinda los 10 mandamientos para sobrevivir en un clima adverso de trabajo, donde se potencian las negatividades.


1- Si el comportamiento de su colega interfiere en su trabajo deberá encontrar el camino para solucionar el problema. Si no interfiere hay dos opciones, o ignora la situación o aprende a vivir con ella.


2- Bríndele a su colega la oportunidad para que sepa cómo le molestan determinadas actitudes de él. La persona puede ignorar el malestar que le causa, pero siempre esto lo hará en privado.


3- Días atrás un telemarketer se quejaba de que cuando su compañero no tenía llamadas cantaba, molestando así a los demás. Esta conducta del empleado, a su vez, impedía por un lado una buena escucha y por otro la concentración necesaria. Se habló con él y comprendió la situación.


4- No intente empezar a resolver el problema con su gerente: a él se le llevan los problemas resueltos y seguramente no estará dispuesto a solucionar las internas laborales.


5- Cada vez que se encuentre ante una situación díficil en la relación con sus colegas, la mejor receta es contar hasta 10 antes de reaccionar. Es necesario mantener la calma y pensar cuál será la mejor manera de abordar a su compañero. Pida ayuda si no encuentra el mejor camino: un amigo, un compañero u otro supervisor le pueden brindar algunas sugerencias para superar la situación embarazosa.


6- Hay que darse un mínimo tiempo para pensar por qué está trabajando en ese lugar: por el dinero, por crecimiento personal o por el horario. A partir de entonces, no hay nada mejor que reflexionar: no hay que perder de vista el objetivo para el cual uno desarrolla su tarea, y de la mejor manera posible.


7- Nunca hay que referirse a la otra persona con tono acusador; no es fácil cuando cuando uno está enojado. En esos momentos es preferible no pasar a la acción. Tal vez puede hacer un tiempo más tarde, aunque sin perder la firmeza de su planteo, pero que ese mensaje, sea a la vez afable.

8- No murmure con sus compañeros acerca de otro, ya que la tendencia es a focalizarse sólo en los aspectos negativos de la otra persona.


9- La idea no es “ganar”, sino resolver el problema; generalmente no se “gana”; se resuelve el conflicto.


10- Si después de intentarlo no consigue cambiar nada, hable del tema con su gerente y explíquele la situación lo más objetivamente posible. No intente convencer a su supervisor cuan mala es la otra persona. Pida ayuda o sugerencias para solucionar lo que le preocupa.


Buscar Por tema

Búsqueda avanzada