Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

28 de julio de 2009

Empresa flexible busca candidato innovador y versátil


¿Es la flexibilidad la principal baza de las empresas tecnológicas para atraer y mantener en sus filas a los mejores? ¿Cuáles son los nuevos retos a los que se enfrentan los departamentos de Recursos Humanos de este sector? ¿Cómo está cambiando la actual situación económica a los candidatos de estas compañías? Para ayudar a desvelar éstas y otras cuestiones, recientemente se celebró en las oficinas de Infoempleo un desayuno de trabajo al que asistieron los responsables de este área de tres grandes compañías: IBM, Microsoft y Oracle.


Para Pablo Pastor, de IBM, estamos inmersos en un agitado proceso de cambio. «Nuestro sector, más que parado, está evolucionando a modelos diferentes. No es tanto que sobren personas. En todos los sectores, la tecnología es una fórmula para salir de la crisis. Lo importante es que lo que hoy hacen las personas de determinada manera, mañana van a tener que hacerlo de otra», subraya.


Almudena Capell, responsable de Recursos Humanos de Oracle, se muestra de acuerdo. «La crisis no nos ha afectado tanto como a otras empresas porque la tecnología sigue siendo fundamental para todo, pero especialmente para ahorrar costes. Lo que ha cambiado es nuestra forma de trabajar y creo que nos ha servido también de estímulo para hacer las cosas de una forma diferente, para reinventarnos. Los niveles de contratación han disminuido, al igual que la rotación, pero tenemos que seguir focalizados en nuestros empleados, en el talento que tenemos, para que no se nos marche a otras empresas», dice.


Aquí es donde entra en juego la flexibilidad, un arma que en estas compañías esgrimen con orgullo, y que se ha convertido en moneda de cambio de gran valor. La pregunta es: ¿están los trabajadores españoles preparados para este cambio laboral? ¿Qué es necesario para que ese modelo flexible se traduzca en beneficio para la empresa y para el trabajador? «Para empezar, tiene que haber un sistema, que lleva tiempo implantar dentro de la organización, al que la gente se habitúe, que genere confianza y desarrolle compromiso por parte de los empleados», explica Elena Dinesen, directora de Recursos Humanos de Microsoft. «Además, debe haber una inversión por parte de la compañía para dotar al empleado de todas las herramientas necesarias para trabajar», añade.


No dejar escapar a los mejores sigue siendo uno de los principales retos de estos profesionales, pero no a cualquier precio. «Creo que puede haber innovación en las medidas tradicionales», subraya Pablo Pastor. «Si algo ha desaparecido para fidelizar a las personas es la compensación. Lo que sí hay es una apuesta por trabajar para una compañía con proyección. El corto plazo se ha acabado y el medio y el largo cobran especial importancia», explica este profesional.



Satisfacción y bienestar

«Estamos cada vez más globalizados; las comisiones se pagan desde la India, los gastos desde Rumanía, y todos los contratos se revisan en Dublín», añade Almudena Capell, quien opina que este contexto ha cambiado el perfil más buscado, que ahora es el alguien «creativo, muy preparado y con mucha orientación a resultados». A cambio, encontrarán proyectos sólidos y espacios para crecer, para desarrollarse, pero también para divertirse. «Una cosa no excluye la otra», puntualiza Elena Dinesen. «Hay una tendencia que busca la satisfacción y el bienestar de las personas. No se trata de poner toboganes o futbolines, pero si en alguna empresa lo han hecho es porque consideran que una partida de diez minutos relaja. Nosotros tenemos la videoconsola en la entrada y la gente, en vez de tomarse un café o fumarse un pitillo, echa una partida de quince minutos con su compañero y se queda como nuevo».


En un contexto difícil como el que vivimos, nuevos retos surgen ante estos profesionales. «Hacen falta muchos más expertos, pero expertos diferentes a los que tradicionalmente tu negocio utilizaba». Se refiere Pastor a «un perfil mixto», el de nuevos trabajadores más versátiles, «capaces de combinar la tecnología con otras disciplinas». «Y las compañías tenemos que apostar por modelos sostenibles. No puedes ir dando bandazos o siguiendo modas: 'puse el teletrabajo porque estaba de moda la conciliación y ahora lo quito porque estamos en crisis y quiero ver a todo el mundo aquí...'», añade Almudena Capell. «La flexibilidad atrae y ahorra. Ahorra a la empresa, al empleado y a la sociedad», explica Pablo Pastor. «Y fideliza y ayuda a la familia...

Todo son ventajas», concluye la directora de Recursos Humanos de Microsoft.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada