Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

29 de julio de 2009

Las empresas retienen a los empleados optimistas


Cuidar el empleo se ha convertido en la premisa de estos tiempos turbulentos para el mundo del trabajo. Las herramientas para preservar la fuente laboral está en las actitudes que adopten cada uno de los miembros de la empresa.


Es necesario fortalecer el marketing personal, con el fin de potenciar los talentos y afianzar la idea de un trabajo en equipo.
Cuentan que un turista paseaba por las calles de una importante ciudad y se paró frente a una obra en construcción en la cual se encontraban dos obreros realizando el mismo trabajo. Le preguntó a uno de ellos que estaba haciendo y contestó: "levantando una pared". El segundo, en cambio, le respondió: "estoy construyendo el edificio más importante del mundo".


Existen personas que encuentran un sentido en lo que hacen y se enorgullecen de su trabajo; otras, en tanto, carecen de esa motivación interior y pocas veces se comprometen, simplemente se limitan a cumplir una orden y realizan un trabajo como una obligación carente de sentido, afirma Teresa Checa de Brahím, psicóloga laboral y directora de la consultora Brahím y Asociados.
Cuidar el empleo se ha vuelto como un latiguillo de políticos, empresarios, expertos en gestión de Recursos Humanos y hasta de conductores de organismos multinacionales. Más allá del momento de crisis, las conductas de los trabajadores y hasta de los propios ejecutivos de las compañías debe ser la misma: potenciar al máximo las capacidades para alcanzar el objetivo de la empresa, cada uno dentro del rol asignado.


Así como existen empleados que para conservar su empleo eligen ser proactivos, talentosos, responsables, solidarios y comprometidos con los objetivos de la empresa, en el mundo laboral conviven otros que se conforman con subsistir y se conforman con ser puntuales y obedientes sin realizar un aporte de significativo a la empresa. "Esa franja particular de empleados entienden al trabajo como una simple obligación y no como un aporte de energía, de creatividad y de compromiso", indica la experta en gestión y selección de Recursos Humanos.


Ante la difícil situación económica que viven los mercados en el mundo, la posibilidad de ser despedido es mayor que en otros períodos. "Antes, las compañías premiaban la lealtad, ahora se gratifica el talento, el alto desempeño, quien demuestre capacidades y obtenga resultados", aseguran los expertos en Recursos Humanos.


En otras palabras, sobreviven a la crisis aquellos que poseen la capacidad de realizar un marketing personal para autopromocionarse, a través de sus aptitudes y actitudes laborales. Claro que para que esto sea creíble, lo fundamental es que la imagen exterior que proyecte el gerente o el empleado sea congruente con sus cualidades y sus talentos que, en gran medida, permanecen ocultos hasta que le llega "el momento" de mostrarlos.



La capacitación

La incorporación de nuevas tecnologías, el rediseño de los objetivos y los procesos de producción ha llevado a muchas organizaciones a disminuir su dotación de personal. Por lo tanto, en el mercado laboral hay nuevas reglas de juego a las cuales el empleado y los que conducen las empresas deben readecuarse.

En muchas organizaciones se aplicó un sistema de auditoría, con el fin de analizar la productividad de sus empleados.


Esto está en sintonía con aquel postulado del mercado que dice: "hacer más con menos". "Esto implica que el empleado que no esté en línea con la visión y objetivos de la empresa es susceptible de ser despedido, por ello debe cuidar que su actitud, capacitarse y ser responsable", considera Checa de Brahím. Para adaptarse a la nueva realidad, se recomienda al trabajador demostrar el compromiso consigo mismo, con su equipo de trabajo, con la organización.
"Ser parte de la solución de los problemas de la empresa y participar en la toma de decisiones", dice Checa de Brahím. Ante este momento se apunta a ser cauto y tratar de mantener el empleo por lo tanto es necesario "estar atento y ser más precavido en el trabajo".


El tener empleo y conservarlo es la única manera de sobrevivir en estos tiempos de crisis que se están viviendo, finaliza la especialista.




Buscar Por tema

Búsqueda avanzada