Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

12 de diciembre de 2009

"La vocación es expresión de la personalidad"

Estadísticas recientes muestran que el 78% de los alumnos que ingresa en las universidades argentinas deserta. Que de 10 alumnos sólo dos se reciben. Incluso, una parte de los egresados declara su angustia ante la idea de que durante los próximos 40 o más años de sus vidas deberán ejercer una profesión que no les interesa y que, recién comprenden ahora, siguieron por falta de información.

"Un joven abogado contó que cursó la carrera con una idea totalmente distorsionada de lo que eran las funciones de un abogado. Se imaginaba defendiendo a sus clientes en medio de un juicio oral, cuando en realidad buena parte de su trabajo consistía en ir y venir presentando escritos", explica Melina Cataife, especialista en coaching vocacional.

"Yo misma tuve dudas, empecé estudiando biología, pero a los tres años me di cuenta de que no era lo que buscaba. Entonces cambié mi proyecto y me recibí de psicóloga, me especialicé y formé parte de la cátedra de Orientación Vocacional de la Universidad de Buenos Aires", agrega. Cataife completó sus estudios en Estados Unidos con una maestría en Desarrollo Sustentable en la Universidad de Brandeis, Boston, y luego trabajó como consultora en la Universidad de Harvard asesorando en planificación de carrera a alumnos hispanohablantes.


-¿Qué es el coaching vocacional?

-Es una técnica que permite al interesado identificar y explorar diferentes opciones de carrera; analizar sus habilidades, preferencias y valores; descubrir y eliminar las barreras que impiden la toma de decisiones: hacer una elección basada en un conocimiento sólido de sí mismo y en las tendencias del mercado. Por último, desarrollar un plan para alcanzar los objetivos deseados. Todos estos logros se alcanzan gracias a una alianza sólida entre el participante y el coach durante una serie de encuentros. En general, seis sesiones de una hora.


-¿Quiénes son los autores de la teoría?

-Los gurúes, por así decirlo, son principalmente el psicólogo John Holland y su idea de que la vocación es expresión de la personalidad y los seis tipos de personalidad: realista, convencional, emprendedor, social, artístico e investigador. Luego, Abraham Maslow y su teoría de la motivación y la pirámide de necesidades humanas: fisiológicas, de seguridad, amor, estima y autoestima. Decía: "Un músico debe hacer música; un pintor, pintar; un poeta, escribir, si quieren estar en paz consigo mismo. Una mujer, un hombre, deben ser lo que pueden llegar a ser". También Howard Gardner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples. Para él, la inteligencia es la capacidad de ordenar los pensamientos y coordinarlos en acciones. No hay una sola inteligencia, existen por los menos siete tipos según los individuos: lingüística, lógica, corporal, visual, musical, interpersonal e intrapersonal. Por último, Daniel Goleman y su popular inteligencia emocional.


-¿Cuáles son los pasos para tomar una decisión?

-El primero es responder un test de tres preguntas sobre qué actividades le gusta hacer, qué actividades sabe hacer y con qué tipo de gente se siente más cómodo, con quiénes le gustaría trabajar. El resultado va a ser un código de tres letras que constituye lo que denominamos código de personalidad. Los tipos de personalidad son los seis señalados por John Holland: el realista es práctico, estable y prefiere actividades físicas que requieren fuerza y coordinación. El investigador es analítico, curioso, independiente, le gusta pensar y comprender. El social es solidario y prefiere ayudar y enseñar a otros. El convencional es conformista, eficiente e inflexible. El emprendedor es enérgico, con una fuerte autoestima y le atrae el poder. Por último, el artístico es imaginativo, idealista y, en general, desordenado.


-¿Un ejemplo?

-Imaginemos que un estudiante de quinto año nos consulta y su código es RIE, realista, investigador y emprendedor. En Estados Unidos, vía Internet, consultaríamos directamente al Departamento de Orientación Laboral, donde nos suministraría toda la información. Aquí todavía no llegamos a tanto, entonces somos nosotros los responsables de brindar al interesado los datos necesarios sobre las posibilidades en el mercado laboral, remuneración, pero sobre todo cómo es en realidad el ejercicio de esa profesión. Si elijo Arquitectura converso con arquitectos para ver cómo es una jornada de trabajo, horarios, dificultades comunes, veo videos sobre sus tareas, etcétera. Mostramos la profesión con sus muchas posibilidades, pero también desmitificada.


-¿Qué pasa si alguien quiere cambiar de profesión?

-El test es el mismo, pero aprovechamos lo que el consultante ya sabe. Y reciclamos esos conocimientos para darle otra orientación. ¡Es más común de lo que se cree! Nuestra tarea no termina en el momento que nuestro interesado o interesada toman una resolución, seguimos el proceso con reuniones periódicas hasta que se encaminen satisfactoriamente. Y hay algo más.


-¿Qué es?

-Comprender que el coaching vocacional es una notable ayuda para que las personas puedan realizarse plenamente. Pero los interesados deben recordar que la elección final siempre será de ellos. Nosotros sólo podemos apoyar, asesorar, acompañar con mucho compromiso, pero nunca decidir por ellos.

Los jóvenes y sus expectativas laborales, hoy también en el suplemento Empleos y en www.lanacion.com. ar/empleos


Luis Aubele

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada