Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

2 de mayo de 2010

Coaching contra el estrés


Uno de los grandes problemas que enfrentan los directivos de las empresas hace referencia al bajo índice de productividad originado, entre muchos factores, por el estrés que afecta a los empleados.

El trastorno representa una seria amenaza tanto para la salud de los trabajadores, como también para la salud de las empresas, por lo tanto, reducir el estrés a niveles mínimos se hace estrictamente necesario.

Las condiciones laborales que más inciden en el desarrollo de esta enfermedad son un mal diseño del trabajo, erróneo manejo en la dirección de las organizaciones, conflictos en las relaciones laborales e interpersonales, confusión respecto a los roles que se asumen dentro de la empresa y las condiciones ambientales.

Para gestionar de buena forma los cambios internos y externos de las organizaciones, sin perturbar el orden emocional de los empleados, muchas empresas han optado por introducir diversas acciones de coaching antiestrés.

Este coaching persigue objetivos específicos para los empleados, tales como:

- Entender y comprender el proceso del estrés.

- Adquirir técnicas para superar el estrés individual y laboral.

- Alcanzar competencias para adaptarse a situaciones de cambio o de crisis.

- Optimizar las relaciones con otras personas o grupos de la empresa.

- Obtener e implementar técnicas de motivación laboral.


Cómo funciona

Antes de iniciar una sesión de coaching antiestrés los coach acuden a las empresas y realizan una evaluación donde identifican las causas estresantes y, posteriormente, diseñan estrategias para reducirlas.

Para reconocer el origen del estrés en la organización los expertos se apoyan en reuniones de brainstorming. Éstas resultan ideales para que los trabajadores expresen sus opiniones referentes a las fuentes del estrés y, asimismo, sugieran alternativas y medidas reales que puedan brindar soluciones.

Luego, los consultores analizan las respuestas y encuentran causas, efectos y soluciones a los factores estresantes. Sólo en ese momento los coach pueden diseñar un programa de coaching personalizado para la empresa.

El objetivo de los especialistas siempre será combinar un manejo global del estrés con un cambio que afecte en lo mínimo la estructura corporativa de la organización.

Para monitorear la eficacia del programa implantado se realizan estudios periódicos respecto de las condiciones de trabajo y del progreso de los síntomas del estrés.

La implementación de coaching antiestrés da buenos resultados. Ausentismo, tardanzas, dimisiones y bajas disminuyen considerablemente, como lo indican numerosos estudios, entre ellos el de la Asociación Gallega de Coaching y Consultoría de Procesos (Aecop Galicia) que destaca la reducción hasta en 50% del absentismo laboral, sea en forma física o mental.


Buscar Por tema

Búsqueda avanzada