Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

22 de agosto de 2010

Teletrabajo: qué deben saber las empresas y los empleados para capitalizar sus ventajas


En la actualidad, más de 2 millones de personas ocupan puestos "remotos". Qué ventajas tiene esta modalidad para las compañías. Cuáles son los perfiles más indicados para trabajar a distancia. Los días preferidos de la semana para activar esta práctica. El proyecto para regular la actividad.


Con la intención de lograr una mejor calidad de vida laboral para el personal, cada vez más empresas argentinas se animan a dejar atrás la vieja idea de que un empleado debe permanecer en la compañía entre las 9 y las 18 para ser productivo, y están implementando programas de trabajo remoto.


Se trata de una práctica que viene avanzando a pasos agigantados. Los datos oficiales indican que, a fines del 2009, alrededor de 1,6 millones de personas eran teletrabajadores, una cantidad que, según estimaciones privadas, se duplicó en el último año y medio. No obstante, sólo el 15% están en relación de dependencia. El resto lo hace de forma autónoma.

De acuerdo a los especialistas en clima organizacional, dentro de las nuevas prácticas a las que, en la actualidad, recurren las áreas de RRHH de las firmas, se destacan:

  • La flexibilidad horaria: Consiste en dar la posibilidad al personal de entrar entre las 8.30 y las 9.30 e irse entre las 17.30 y las 18.30

  • Bancos de horas: Se trata de acumular horas durante la semana, con el fin de retirarse antes los viernes o directamente no concurrir a la oficina.

  • El teletrabajo: A diferencia de las dos anteriores, esta última modalidad tiene ventajas directas también para las empresas como, por ejemplo, la retención y fidelización del personal, la reducción de costos y la mejora de la productividad y del clima laboral.

Quince días viajando
Así, al pedido de cambio de los hábitos laborales tradicionales por parte de las nuevas generaciones, que están copando las compañías, se le suman el avance de la tecnología y los trastornos que en las grandes ciudades suelen ocasionar los trayectos diarios al lugar de trabajo.

De hecho, según un informe de la operadora mundial de espacios de trabajo Regus, el 26% de los empleados argentinos utiliza más de 90 minutos a diario para realizar en el trayecto de ida y vuelta a su fábrica u oficina.

Al cabo de un año, ¿de cuánto tiempo se trata? Una hora de viaje (ida y vuelta) al trabajo, representa cinco horas por semana o 250 al año. Y considerando 50 semanas, esto equivale a 10,4 días por año.

En tanto, la realización de este mismo cálculo para un trayecto de una hora y media de duración da un total de 15,6 días al año. En definitiva, muchos pasan el mismo tiempo que tienen de vacaciones, viajando a sus trabajos.

Y aquellos menos afortunados que, para ello, a diario destinan dos horas de su tiempo, al llegar diciembre habrán permanecido 20,8 días arriba de un colectivo, tren o, en el mejor de los casos, manejando su auto.

Otro de los perjuicios que tienen que sufrir los empleados es el costo del transporte. Del relevamiento de Regus surge que, en la Argentina, para los trabajadores este gasto supone un 4% del salario anual.

Como si todo esto fuera poco, estudios médicos revelan que la tensión producida por el traslado puede dar lugar a un aumento de la presión sanguínea, problemas musculoesqueléticos, un incremento de la agresividad, como así también efectos adversos en el rendimiento cognitivo.

El 70% quiere teletrabajar
Ante todos estos inconvenientes, la posibilidad de trabajar desde el hogar, u otro lugar distinto a la oficina, pareciera que, en la actualidad, es el deseo de buena parte de los argentinos. Así, al menos, lo reveló una encuesta realizada en el último año por la consultora Jobing sobre 200 trabajadores activos.

De acuerdo al sondeo, siete de cada diez empleados en relación de dependencia considera que sus tareas son teletrabajables, por lo menos, tres días a la semana.

Al respecto, el director de la firma, Fabio Boggino, aseguró que “para las empresas que implementan el teletrabajo se genera un incremento en 58% en la productividad de los empleados, y a ello hay que sumarle 64% de ahorro sobre el costo anual que un colaborador que trabaja a distancia implica para la compañía."

Entre otras de las ventajas, los defensores de este sistema hacen hincapié en que para las organizaciones se amplía el abanico geográfico a la hora de incorporar personal ya que, aplicando dicha práctica, pueden tomar profesionales de otros lugares.

Pero, ¿en qué consiste el teletrabajo? Tal como lo definió el consultor Bernardo Hidalgo (foto) en el cuarto Congreso de Management y RRHH “Los dos hemisferios”, se trata de “la acción de desarrollar toda o parte de la actividad laboral desde un lugar alejado de la oficina del empleador, utilizando tecnologías de la información y comunicación para mantener un vínculo con la misma.”

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada