Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

4 de junio de 2012

El 'Coaching`un estilo de vida que ayuda a las empresas y el capital humano a crecer.


Por estos días en el mundo corporativo se ha puesto de moda la palabra ‘coaching’, un término poco conocido en el lenguaje cotidiano por ser una profesión nueva en la sociedad Latinoamericana a pesar de llevar años de práctica en Estados Unidos y Europa.


Por ahora podría decirles que son diversas las definiciones que se aplican a la hora de explicarle al común de los mortales de qué se trata esta carrera que se ha convertido en una de las profesiones de mayor crecimiento global, ya que desde ella se promueve que la esencia de los seres humanos está en el SER, no en el hacer y tener como se ha transmitido de generación en generación.

Lo primero que debo decir, antes de adentrarnos en su definición, es que ésta palabra procede del verbo inglés to coach, es decir entrenador y sus orígenes se remontan a algunos programas de mejoramiento personal que comenzaron en Nueva York durante los años 70. De otro lado, también recibió influencia de los procesos de liderazgo que pusieron en marcha los gurúes empresariales en los ochenta.


Lo segundo, es que como lo señalan los expertos, su fin primario es ayudar a mejorar la calidad de vida y el nivel de felicidad de los individuos y en esa medida el bienestar general de un país, pues cuando hay gente feliz, por ende, se crea una sociedad, familia y comunidad sana, sintonizada con el orden y el equilibrio divino.

Son diversas las definiciones que aplican en el universo del ‘coaching’. Personalmente la que me inspira es la de mi Master Coach, Susan Seidman de Coaching For Wellnes y Cumbres: “El coaching es un proceso que potencia a los individuos para ejercer decisiones conscientes alineadas a su máxima visión, manifestadas en acción. Este vehículo hace real la expresión más autentica de los sueños”.

De otra parte, debo decir que el ‘coaching’ es una estrategia de alto impacto en el mundo Organizacional que ha revolucionado a las empresas a propender por resultados extraordinarios enmarcadas en el fortalecimiento y bienestar del capital humano: principal activo de las compañías.

En otras palabras, como lo explican los especialistas, el coaching “podría describirse como una práctica de alquimia que, en vez de convertir algún metal en oro, crea energía infinita y la mueve de lo limitado y limitante a lo ilimitado y posible”.



Una realidad que a los ojos de los seres humanos cuesta debido a las creencias limitantes que afloran a la hora de elegir o tomar decisiones que rompan con los paradigmas creados para pensar que hay cosas imposibles, como a veces se suele suceder, cuando por cualquier circunstancia vemos lejano el resultado que queremos obtener ante un propósito determinado.

Hay que mencionar que el coaching, es una conversación enfocada entre el coach y el coachee(cliente) dirigida a alinear a los individuos con su ‘yo autentico.’ Es decir a encontrar la esencia del ser humano y cuando lo necesite el individuo, a buscar su niño interior, potenciar su talento, creatividad y destrezas para impulsar su productividad en las diferentes áreas de la vida.

Cabe resaltar que cada persona en el mundo, es responsable de lo que sucede en su vida, por lo que cuando encontramos ese equilibrio y armonía con el ‘yo interior’ es como si enviáramos un mensaje al universo de que estamos abiertos a recibir prosperidad y abundancia, no solamente desde la parte material, sino espiritual, de familia, pareja, economía, en fin.

En esa dirección, suceden otras dinámicas que nos llevan a encontrar, como en La película ‘Avatar’, esa conexión con nuestro ‘yo y con los elementos de la naturaleza y demás personas’, a comprender que todos de una u otra manera estamos conectados con la divinidad y entre sí mismos por medio de la energía que mueve el universo.

Pues aunque se piense que la felicidad está en las grandes acontecimientos, se encuentra en las pequeñas cosas de la vida, en las que surgen en el ‘Aquí y ahora’, en el diálogo con nuestros hijos, en un abrazo, una sonrisa, en el llanto, la espontaneidad, la alegría, los pequeños triunfos laborales y personales, en la bondad con que nos relacionamos con los demás, en fin, es decir, en el vivir conectados. Algo que a menudo no se disfruta por estar rememorando el pasado y pensando en el futuro. Que nos impide vivir con pasión cada instante los hechos que suceden en la cotidianidad y el admirar la vida misma¿Qué pasaría si cada uno de los habitantes de la tierra se pusiera de acuerdo para destacar la grandeza que hay en el otro ser humano en vez de mirar sus defectos?

En mi opinión, diría que habría más gente feliz en el mundo, siendo auténticos, sincronizados con el presente y logrando más fácil sus sueños. Ya que gracias al reconocimiento, se mueve al ser humano en otro plano en donde afloran, sus talentos y destrezas para hacer las cosas con pasión y amor, para lograr resultados extraordinarios en cada una de sus acciones.

De esta manera, el estrés, mal del siglo XXI, ya no sería la constante y ni la palabra común en los seres humanos. Con esto no estoy diciendo que la vida no tenga su complejidad. Sino que es el momento de ver la vida de otra manera y generar nuevas dinámicas en nuestra forma de pensar y hacer las cosas para lograr resultados diferentes, como lo dice Albert Einsten.

¿Pero qué tiene que ver el coaching con la prósperidad? Diría que está más ligada de lo que nosotros nos imaginamos, pues en la medida en que los seres humanos aprendamos a ser felices y disfrutar de la vida, a partir de las pequeñas cosas que hacemos en el día a día y reconozcamos el valor que habita en nuestro Ser, descubriendo el diamante en bruto que hay en nuestro corazón, invirtiendo en lo más valioso que tenemos: en ti mismo.

Es como si el universo conspirará para que todo lo que desde nuestra razón se ve imposible, sea posible. Más, cuando en el coaching, a través del diálogo fecundo del coach con el coachee, se ve al ser humano en su grandeza y los juicios que afloran en las mundanas esferas de lo terrenal están ausentes.

Aquí no hay juzgamientos, ni críticas. Solo es una conversación creada desde el amor en donde el Coach, fórmula preguntas poderosas que ayuden a que sus clientes, eleven su nivel de vida y obtengan resultados sorprendentes.

Desde mi visión de formación en el proceso para certificar como Coach empresarial y de vida, el coaching, es la oportunidad de contribuir al crecimiento de otras vidas y ayudar a cada ser humano a encontrarse con sí mismo, por supuesto trabajando en su ‘Ser’. Siendo, como coach, fuente para que ocurra la transformación en otros seres humanos, desde una posición donde yo soy capaz de mover mi observador y variar la interpretación de los hechos.

“Lo más hermoso que podemos hacer en este planeta es servir de instrumento para ayudar a otros a volar y hacer realidad sus sueños, desde una postura de amor, desde el autoconocimiento y la aplicación de un compromiso para mejorar y ese camino la prosperidad y la abundancia entrará por la puerta grande”.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada